Mi práctica se realiza desde recursos fotográficos o imagen en movimiento. Trabajo fundamentalmente a partir de la indagación en el paisaje como una forma de aproximación a temas en los que se desenvuelven dinámicas territoriales. Una de estas indagaciones es la relación naturaleza-progreso, que se expresa en la expansión de las fronteras urbanas de las sociedades latinoamericanas y en la explotación de la naturaleza. De esta manera el desarrollo es considerado como un componente constitutivo del avance de la modernidad. Cabe mencionar que como resultado de la relación naturaleza-progreso se produce una suerte de artificialidad en el paisaje y en la percepción de lo natural, objeto de estudio en mis paisajes fotográficos.

Otra de mis líneas de investigación reciente dentro del paisaje son las nociones de divinidad que surgen desde la observación de la naturaleza. Cabe pensar que esta exploración se constituye como un contraste en relación a la línea explicada anteriormente, al pensar que la relación en que se indaga en esta ocasión es la de naturaleza-pre modernidad. Esta exploración se ha hecho principalmente en territorios donde se presentaron, o bien diásporas afro descendientes como es el caso del Caribe, o transculturación y sincretismo como el caso de los Andes. Es importante recordar que la transculturación y la diáspora son resultados de la modernidad. De esta manera, tanto una línea de investigación como la otra, se refieren a procesos modernos y modernizadores como centro de la reflexión conceptual.

Desde este constante trabajo fotográfico y de imagen en movimiento, en trabajos anteriores, he indagado en elementos constitutivos del lenguaje fotográfico. Como un ejemplo, en la serie Re_trato he explorado en los usos sociales del retrato contemporáneo como formas de establecer relaciones por medio del arte. He pensado cómo estos usos sociales del retrato expanden su tradicional concepción y se convierten en mecanismos de negociación entre retratado y artista.